Las cooperativas de autónomos. Facturar sin ser autónomo.

En los últimos años han cogido gran protagonismo las llamadas cooperativas de autónomos, pero todavía son grandes desconocidas para muchos posibles beneficiarios de su existencia. Muchos autónomos que inician su aventura profesional en solitario pueden tener en las cooperativas de trabajo asociado un aliado con el que despegar en sus primeros proyectos como freelance.

¿Qué son? ¿Cómo funcionan? ¿Qué trámites requieren? ¿Cuándo me interesa darme de alta en una de ellas?

¿QUÉ SON?

Resumiéndolo mucho, son entidades formadas por autónomos que actúan al mismo tiempo en calidad de socios y trabajadores.

Permiten a los autónomos que pertenecen a ellas no tener de darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos y, en consecuencia, no tener que abonar la cuota de autónomos a la Tesorería General de la Seguridad Social.

 ¿CÓMO FUNCIONAN?

Cada cooperativa tiene sus propias características, sus precios y su propia operativa, indudablemente, pero aparecen unas líneas generales que son comunes a todas, o casi todas.

En cuanto entras a formar parte de una cooperativa lo haces en calidad de socio. Esta es la forma legal de pertenencia de un autónomo (persona física) a una cooperativa de trabajo asociado.

Además de socio, eres trabajador de la misma y cotizarás en función de los días efectivamente trabajados. Es una de las principales diferencias con los trabajadores autónomos que se encuentran dados de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, régimen en el que cotizarías, como mínimo, por un mes.

El cobro de los trabajos realizados sería a través de una nómina que la cooperativa te emitirá con una retención fija de IRPF del 2%.

 COSTES ASOCIADOS A PERTENECER A UNA COOPERATIVA

Competencia pura y dura. Cada cooperativa tiene unos precios y comisiones diferentes. Todas tienen unos invariables, como los de Seguridad Social e IRPF, y otros que son establecidos por la diferentes cooperativas de autónomos. Te recomendamos que visites sus páginas webs en la búsqueda de, entre otros, los siguientes posibles gastos:

  • Cuota de socio.
  • Coste de Seguridad Social por los días trabajados.
  • Coste de IRPF del 2%.
  • Gastos de gestión. Comisión sobre el importe facturado.
  • Certificado de Riesgos Laborales.
  • Seguro de Responsabilidad Civil.
 VENTAJAS, INCONVENIENTES Y CONCLUSIONES

Pertenecer a una cooperativa de autónomos conlleva unas ventajas, como:

  • Ahorro de la cuota de autónomos.
  • Ahorro de trámites burocráticos, presentación de impuestos, etc.

Y unos inconvenientes, como son:

  • Cotización inferior a la que tendríamos con el alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos.
  • Gastos varios derivados de la asociación a la cooperativa.

En definitiva, si estás abordando tus primeros proyectos como freelance o realizas trabajos puntuales como autónomo, te recomendamos que valores la posibilidad de darte de alta en una cooperativa de autónomos.


Para cualquier aclaración de lo que te contamos hoy, te recomendamos que te pongas en contacto con nuestros amigos de…

Jesús Justicia

Ver más post
2 comentarios en “Las cooperativas de autónomos. Facturar sin ser autónomo.

Responder a Eva Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *