¿Cómo y cuándo aplicar la retención reducida de IRPF para profesionales?

Las retenciones del IRPF son pagos anticipados que se abonan a la Agencia Tributaria, más comúnmente denominados “pagos a cuenta”. Estas retenciones se ingresan a la espera de ver el resultado final de la Declaración de Renta de cada ejercicio.

Como profesional autónomo, existen dos tipos de retención disponibles actualmente, el tipo general y el tipo reducido. Lamentablemente, hay una serie de requisitos que debes tener en cuenta para poder aplicar el tipo reducido. ¿Quieres saber cuáles son? 

Es importante conocer que hay un gran número de trabajadores autónomos que no incluyen retención en sus facturas, en concreto todos los que realizan una actividad empresarial. En cambio, si estás dado de alta en un epígrafe del IAE que corresponde a la sección segunda, la de actividades profesionales, sí tendrás que aplicar retenciones en tus facturas.

¿CÓMO FUNCIONAN LAS RETENCIONES DE PROFESIONALES?

Desde el punto de vista práctico, las retenciones se notifican en las facturas emitidas por los profesionales y se ingresan a la Agencia Tributaria por las empresas que reciben dichas facturas. Tú, como profesional, emites una factura a tu cliente, descontado de la cantidad correspondiente a tus trabajos una parte que dicho cliente ingresará a la Agencia Tributaria en tu nombre.

Actualmente el tipo general de retención para profesionales autónomos es del 15%. Por otro lado, el tipo reducido se encuentra en el 7%.

¿CUÁNDO PUEDES APLICAR EL TIPO REDUCIDO EN TUS FACTURAS?

Si eres un “nuevo autónomo” y estás dado de alta en actividades profesionales tienes la posibilidad de aplicar el tipo reducido del 7% en tus facturas en el año de inicio de actividad y en los dos siguientes. Es requisito imprescindible que no hayas estado de alta en una actividad económica en los doce meses anteriores a dicho alta.

¿CÓMO TIENES QUE COMUNICARLO?

La retención la aplica el pagador de los rendimientos, por lo que deberá estar informado de que vas a acogerte al tipo reducido. Está comunicación deberá ser por escrito y firmada por el profesional. Y hasta que el pagador no reciba esta comunicación, podrá aplicar el tipo general del 15%, aún cuando haya recibido tu factura con el 7% aplicado.

Por tanto, existe una obligatoriedad por parte del profesional de entregar una comunicación expresa a la empresa retenedora. Puedes descargarte un modelo de comunicación haciendo clic a continuación.

Descarga del documento

 


Si te queda alguna duda de lo que te contamos, te recomendamos que contactes con nuestros amigos de…

Jesús Justicia

Ver más post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *